El pensamiento visual o Visual Thinking es el proceso por el cual plasmamos ideas en un dibujo o mapa mental, relacionándolas entre sí. Con esto conseguimos trasmitir nuestras ideas de una forma más sencilla.

El pensamiento visual implica aprovecharse de nuestra capacidad innata para ver, tanto con nuestros ojos como con el ojo de nuestra mente -la imaginación-, para descubrir y desarrollar ideas rápida e intuitivamente y después compartirlas con otras personas de manera simple y sencilla. Cuenta Dan Roam, uno de los autores que más nos ha enseñado sobre visual thinking, que “antes de aprender siquiera las vocales ya utilizábamos colores y papel y hacíamos una auténtica declaración de intenciones, sentimientos y de lo que se nos pusiera por delante con dibujos. Éramos pequeños, nos faltaba recorrido y, básicamente, aprender muchas cosas en el cole y, sin embargo, éramos capaces de dibujar y volcar sobre una hoja en blanco un montón de sensaciones, de mensajes y de ilusiones” .

El visual thinking va de eso, precisamente. Se trata de una técnica mediante la cual las palabras van más allá de ellas mismas, como tal, y potencia su significado gracias a su presentación junto con imágenes. Las imágenes ayudan a entender la esencia de las ideas complejas.

 

VisualThinking

Todo lo que necesitas para contar tu historia son dibujos y palabras o frases poderosas. Se trata de una técnica para hacer más eficaz y divertida la transmisión de ideas y procesos mentales. De esta forma, en el ámbito educativo, los profesores pueden facilitar la comprensión de los contenidos, desarrollos históricos o procesos. Y no sólo eso, para los alumnos puede ser una fantástica forma de expresar y contar lo que han entendido, lo su cabeza ha sido capaz de tamizar del aluvión de contenidos al que les sometemos. Así, esas creaciones, se pueden convertir en un increíble documento de evaluación para el profesor.

¡Ojo! No valen las excusas de que no tenemos capacidades artísticas o de que esto es sólo para los profesores de dibujo. Como dice Dan Roam: “no vale lo de “yo no sé dibujar”, si sabes hacer las figuras geométricas básicas y poco más, sabes hacer lo que te propongas de esta manera”. ¿Quién no ha hecho nunca un plano sobre un papel, o ha intentado explicar alguna idea con cuatro lineas, por más que no sepa dibujar?

Para convertir en imágenes un texto, necesitamos primero leerlo despacio. Más atentos si cabe, si es denso o de ideas abstractas. Leerlo una y otra vez si es necesario, hasta comprenderlo bien. Y poner entonces a nuestra cabeza a pensar, a desatar nuestra imaginación. No despreciemos ideas, por peregrinas que nos parezcan. En su libro Tu mundo en una servilleta Roam plantea un proceso que incluye cuatro pasos:

  1. Mirar
  2. Ver
  3. Imaginar
  4. Mostrar.

A partir de aquí, lo único que necesitamos es un papel y un bolígrafo. O colores, si queremos añadir más viveza y complejidad. Y también podemos hacerlo con el iPad. Aplicaciones como Inspiration o Paper son muy potentes y facilitan resultados increíbles incluso para quienes no saben enlazar dos líneas.

Así que, no lo dudes: lánzate al visual thinking. Te ayudará a aclarar tus ideas y a entender, le ahorrarás tiempo a quien te lee, conseguirás captar mejor su atención y será más divertido. ¿Qué puedes perder?

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

clear formSubmit